Vox admite que se financió con fondos iraníes pero defiende la legalidad de sus cuentas

El secretario general de la formación ultradererechista, Javier Ortega Smith, asegura que los donativos fueron “transparentes” y que se encuentran publicados en la página web del partido

“Los donativos fueron legales y totalmente transparentes”. El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, se ha referido así este domingo durante un acto en Burgos a la información de que revela que su partido recibió 800.000 euros de simpatizantes de un grupo iraní en el exilio para financiar la campaña de las elecciones europeas de 2014. El dinero de los opositores al régimen islámico supuso el 80 % del presupuesto total de los gastos de la fallida carrera a Bruselas de los extremistas.

Ortega Smith ha insistido en que “presentaron” la documentación sobre estos donativos al Tribunal de Cuentas. Y que el órgano que fiscaliza a los partidos políticos respondió que las aportaciones eran legales. “La respuesta fue clara y evidente”, ha matizado el dirigente.

El Tribunal de Cuentas, sin embargo, confirmó a que no llegó a analizar la campaña de las europeas de Vox de 2014, según un portavoz de este organismo. La ley no obliga a escrutar la contabilidad de una formación si no obtiene representación. Y la fuerza ultra no se hizo con ningún escaño en Bruselas al registrar solo el 1,56 % de los votos (244.929).

El secretario general de Vox ha señalado que los donativos que en 2014 recibió su formación no superaron el máximo permitido. La Ley de Financiación de Partidos de 2012 fija en 50.000 euros el tope de las donaciones individuales. “Se sabía con nombres y apellidos quién había hecho el donativo”, ha dicho Ortega Smith.

El número dos de Vox ha indicado que este dinero sirvió para “apoyar al entonces vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, porque querían que recuperase su acta de diputado”.

Tras abandonar el PP en 2014, Vidal Quadras intentó sin éxito revalidar su escaño en Bruselas –donde desembarcó en 1999- como cabeza de lista de Vox. El político abandonó este último partido en 2015 tras el fiasco electoral europeo.

Desde una quincena de países, Vox recibió en 2014 un total de 146 transferencias de partidarios del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI). Un grupo de orígenes marxistas que tuvo un brazo armado que salió en 2012 de la lista de grupos terroristas de EE. UU., el Muyahidin-e Jalq (MJ).

Durante las semanas previas a las elecciones europeas de 2014, el partido de Abascal presumió de haber recaudado a través de micromezenazgo por internet más fondos que otras formaciones. Sin embargo, ocultó que el 80% del dinero procedía de simpatizantes de un grupo iraní en el exilio.

Vidal-Quadras participó durante su etapa como vicepresidente del Parlamento Europeo (2004-2014) en decenas de actos organizados por el grupo que financió su campaña, el CNRI. Llegó a visitar en 2009 el entonces cuartel general del grupo en Camp Ashraf, a 80 kilómetros al noroeste de Bagdad, la capital del vecino Irak, donde residían 3.500 milicianos. Y acudió a más de una decena de encuentros multitudinarios anuales en París bajo el lema de “Irán Libre”. El exalcalde de Nueva York y abogado de Donald Trump, Rudy Giuliani fue el invitado estrella de esta cita el pasado año.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Un niño de dos años cae a un pozo en Málaga

Bou regala a una presentadora de TV3 una camiseta con la frase “¡La república no existe, idiota!”