Feijóo aplaude el pacto con la ultraderecha: “Se ha dicho que sí a lo que se podía”

El presidente gallego alaba a Casado y niega ahora que sus palabras sobre violencia machista fuesen un reproche contra él

El presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, cierra filas con Pablo Casado tras su pacto con la ultraderecha para poder hacerse con el gobierno de Andalucía. Feijóo no teme que el acuerdo con Vox pueda tener coste electoral para su partido porque su contenido, esgrime, es fiel a los “principios” del PP. “No hay ni un solo paso atrás sobre la violencia machista, ni una línea”, ha recalcado. “Se ha dicho sí a lo que se podía decir sí y a lo que se le ha dicho que no es porque había que decirles que no”. Y sobre la inhibición de Ciudadanos en los contactos con el partido de Santiago Abascal ha lanzado un dardo a Albert Rivera: «Hay políticos a los que les encanta la tortilla de patacas pero en ningún caso están dispuestos a romper los huevos en público».

Pese a las declaraciones de los últimos días de miembros de su equipo y de sí mismo marcando distancias con el contagio que sufrió el discurso de Casado de los postulados de Vox con la violencia de género, Feijóo no ha planteado este jueves ni un solo reparo a las negociaciones y el acuerdo con la extrema derecha y se ha confesado “muy satisfecho con el papel de Juanma Moreno y Génova”. «Ha habido firmeza en la defensa de nuestros principios y convicciones», ha alabado. A Moreno lo define como «un político fiable y centrista» y sobre las consecuencias que pueda tener la relación con Vox en el futuro, ha echado mano de un clásico: «Vamos a ir viendo partido a partido».

El dirigente popular ha negado incluso que su crítica del pasado martes a cualquier posible retroceso en la lucha contra la violencia de género fuera un reproche a las cesiones que realizó Casado mezclando violencia doméstica y machista y ofreciendo al partido de Santiago Abascal una línea de ayudas para hombres agredidos en el ámbito familiar. Él se refería solo a Vox, defiende el presidente gallego, que no se ha referido a las palabras en la misma línea aunque más duras pronunciadas un día antes por su viceportavoz en el Parlamento gallego, Paula Prado.

Con el pacto sellado y el camino expedito para que el PP gobierne el histórico feudo socialista de Andalucía, el presidente del Gobierno gallego, que es difícil que pase un día sin presumir de moderación, no ve tampoco ningún problema en que su partido se haya sentado a negociar con la ultraderecha y ha dedicado palabras de felicitación a Vox por el acuerdo. Preguntado si en España los partidos deben instaurar un cordón sanitario como en otros países de Europa para no pactar nunca con la extrema derecha, el presidente gallego se ha reído y desviado el tiro. Ha asegurado que el «cordón sanitario» que existe en España es del PSOE con el PP y que a él le gustaría «romperlo»: «Me gustaría que el PP pudiera gobernar con el PSOE en muchos sitios».

Feijóo ha contrapuesto la “transparencia” del pacto del PP con Vox en Andalucía al acuerdo “inédito” de “gobernabilidad en España”. «Nadie sabe exactamente lo que los independentistas catalanes, los nacionalistas vascos y Podemos han pactado con el presidente del Gobierno para hacerle presidente del Gobierno», ha asegurado. «Eso es muy importante en democracia: saber el contenido y alcance de un pacto, no ignorar cuál es el precio para encumbrar a un político, ni siquiera diputado, a presidente de España».

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Una jueza denuncia la calidad del café que se sirve a los presos peligrosos de Soto del Real

Ábalos intenta amortiguar la crisis del tren en Extremadura: anuncia una inversión de 375 millones