El PSOE propone a Meritxell Batet para presidir el Congreso y a Manuel Cruz, para el Senado

Tras el veto a Iceta, Sánchez escoge a dos catalanes del PSC para los puestos más simbólicos

Los independentistas bloquearon el plan A de Pedro Sánchez, que era poner a Miquel Iceta a presidir el Senado, pero no podrán impedir que el presidente mantenga su idea de situar a catalanes federalistas al frente de las Cortes. Le vetaron a uno, y Sánchez respondió colocando a dos al frente del Congreso y del Senado. Meritxell Batet, la dirigente del PSC con mayor proyección, cabeza de lista por Barcelona y sucesora natural de Iceta, será la candidata del PSOE a presidir el Congreso, y Manuel Cruz, también del PSC, a dirigir el Senado. La votación será el martes 21.

Sánchez ha descartado así otras opciones que se manejaban en círculos socialistas como la de la ministra de Defensa, Margarita Robles. Batet, de 46 años, es ministra de Ministra de Política Territorial y Función Pública, y tendrá que dejar ese puesto más político por otro más institucional. Batet era la persona encargada de suavizar las relaciones con los independentistas desde ese ministerio, y presidió la primera reunión bilateral Gobierno-Generalitat de los últimos ocho años, aunque fue Carmen Calvo desde la vicepresidencia quien dirigió las últimas y fallidas negociaciones con Elsa Artadi y Pere Aragonés para desbloquear los Presupuestos.

Manuel Cruz era diputado y acaba de ser elegido senador, por lo que los independentistas ya no tienen con él la capacidad de bloqueo que lograron con Iceta, que no iba en las listas y trató de ser elegido por designación del Parlament. Cruz, un hombre moderado y dialogante, es también otro nombramiento simbólico que refuerza la idea que ha querido reflejar estos días Pedro Sánchez: aunque los independentistas le den portazos y compliquen el diálogo, él seguirá apostando por la que Josep Borrell llamó “la política del Ibuprofeno” para tratar de rebajar la tensión en Cataluña. Lejos de colocar al frente del Congreso y Senado a personajes del ala más centralista del PSOE, como lo fue José Bono, que ayer pasó por el Congreso para un almuerzo institucional con todos los expresidentes de esta Cámara, ha puesto allí a dos federalistas convencidos y miembros del PSC, un partido que siempre ha defendido las “aspiraciones nacionales” de Cataluña.

Cruz, un catedrático de filosofía en la Universidad de Barcelona de 58 años, no es un peso pesado dentro del socialismo como lo era Cristina Narbona, la opción que se manejaba con más fuerza para presidir el Senado tras el fiasco de Iceta. En el PSOE se manejaba la posibilidad de que Sánchez colocara a un presidente temporal mientras se resuelve el recurso al Tribunal Constitucional para lograr que Iceta pueda llegar a ser senador y presidir la Cámara Alta, esto es el plan A. Sin embargo, desde la dirección socalista señalan que Cruz es el candidato definitivo para el Senado, una Cámara donde el PSOE tiene ahora mayoría absoluta. Las opciones de que Iceta logre llegar al Senado son muy escasas.

En el Senado por tanto no se esperan sobresaltos, pero sí en el Congreso, donde los socialistas tienen que sumar una mayoría compleja y además ahora se incorporan 24 diputados de Vox que querrán protagonismo, por lo que se pondrá a prueba la capacidad política de Batet para mantener el orden y lograr que la Cámara no se desmadre. El PSOE y Podemos controlarán ahora la mesa presidida por Batet, algo muy importante, como se ha comprobado en los últimos 10 meses, donde PP y Ciudadanos bloquearon buena parte de las iniciativas socialistas desde la Mesa.

En teoría la presidencia del Congreso es un puesto muy institucional, pero con el fraccionamiento de la política española y el final de las mayorías absolutas se ha convertido en un puesto clave y con mucha proyección. Basta ver que Ana Pastor, presidenta hasta ahora, ha sonado en varias ocasiones como una posible candidata a la sucesión de Mariano Rajoy y es un referente de su partido. Batet saldrá pues del Gobierno pero podrá aprovechar este puesto para desarrollar otro perfil y mantener sus opciones como aspirante al liderazgo del PSC.

Pastor fue nombrada presidenta de la Cámara Baja en julio de 2016 con el apoyo de PP y Ciudadanos y el voto en blanco de nacionalistas vascos y catalanes. Antes de Batet el Parlamento tuvo desde la restauración de la democracia a cuatro presidentes socialistas: Félix Pons (1986-1996), Manuel Marín (2004-2008), José Bono (2008-2011) y Patxi López (enero-julio de 2016).

Diputada las últimas cinco legislaturas, Batet es licenciada en Derecho y ha cursado doctorado en Derecho Público en la Universidad Pompeu Fabra, donde también ha sido profesora de Derecho Constitucional. Cruz ha impartido docencia en diversas Universidades europeas y americanas, y ha sido investigador en el Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Autor de más de una treintena de títulos y compilador de casi una quincena de volúmenes colectivos, el académico fue también director de la revista Barcelona Metrópolis y es colaborador habitual de medios de comunicación como , El Confidencial, Catalunya Ràdio y la Cadena SER.

Cruz ocupó como independiente el puesto número dos de la lista por Barcelona del PSC encabezada por Batet para las elecciones generales de 2016. Fue elegido diputado y en la XII legislatura ha sido portavoz del PSOE en la comisión de Ciencia, Innovación y Universidades del Congreso. Fue uno de los 15 diputados del grupo socialista que votaron contra la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno en 2016.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

El ‘procés’ de San Martín del Tesorillo

Meritxell Batet, la ministra que sabe lo que es un desahucio