El Leganés creyó, insistió, y lo logró

El conjunto pepinero derrota al Huesca por la mínima, a pesar de la gran actuación de Santamaría

Quizás por insistencia u optimismo transformado en entusiasmo, el Leganés se llevó la victoria ante el Huesca gracias a un solitario gol de En-Nesyri, que pidió que los pitos se transformasen en aplausos. No es que Butarque estuviera contra los suyos, pero la necesidad, ya se sabe, altera sentimientos y nubla la mente. El marroquí logró superar a Roberto Santamaría, lo que por momentos pareció un imposible, que completó un partido sobervio y suturó hasta que no pudo más las múltiples heridas que le provocaba su defensa. Al Huesca no le falta voluntad, tampoco osadía, pero sí todos esos otros intagibles que puestos sobre la balanza equilibran carencias más vistosas.

Invitaba el partido a creer en que el intercambio continuo de pases, pérdidas y recuperaciones convertiría el ejercicio en un cuadro multicolor. Y durante gran parte del partido así fue, con la pelota dejándose querer por todos y huyendo al mismo tiempo de cualquier relación duradera. Parecía que el Huesca tenía algo más de intención con ella, o que le costaba menos dirigirla.

Con Chucho Hernández tratando de alcanzarla permanentemente, dio la sensación de que en cualquier momento lograría ponerle el lazo. La defensa del Leganés, generosa en centímetros con Omeruo y Siovas, tuvo las típicas complicaciones que provocan las cosquillas en los tobillos, y a Cucho se le sumó Ferreiro, otro elemento desconcertante.

Sin embargo, cuando lograba entrelazar varios pases, la mayoría a partir de las botas de Rubén Pérez, el Leganés también enseñaba su alegría. Centrada también en Nyom, cuya potencia le valió para soterrar en varias oportunidades a Akapo, y encontrar de vez en cuando a En-Nesyri. El marroquí vivió demasiado tiempo aislado, o lo que es peor (para él y su equipo) con la pelota demasiado lejos de la portería de Santamaría. Se topó con el poste en una ocasión clara, pocos minutos después de que el meta navarro del Huesca hubiera detenido por dos veces un mano a mano a Silva y Óscar.

Ya se sabe que cuando el arquero es el futbolista más activo de un equipo es porque la puerta se ha quedado abierta, y esas provocaciones acaban por pagarse. Sin embargo, Santamaría volvió a lucirse ante El Zhar, de nuevo en un encuentro directo con todo que perder para el guardián del Huesca, que, una vez más (completó hasta seis paradas de mérito en todo el encuentro) volvió a salir airoso.  Empujó el Huesca en los últimos instantes, con Ávila disparando desde lejos y Longo tratando de sembrar la duda en la zaga pepinera, pero el marcador se mantuvo fijo.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Solari, sobre Isco: “No tengo que darle consejos, tiene la experiencia necesaria para saber lo que tiene que hacer”

Una España griposa derrota en su debut a Bahréin